top of page

5 reflexiones de Loretta Ross que nos pusieron a pensar sobre c贸mo hacemos y vivimos el activismo.




馃グ En PUENTES terminamos el 2022 llenos de inspiraci贸n porque tuvimos -隆finalmente!- la tan esperada conferencia de Loretta Ross sobre la cultura de la cancelaci贸n. Si te la perdiste, puedes ver aqu铆 la grabaci贸n: https://bit.ly/revive-loretta Clave: vFfeN5?n



馃 Te compartimos 5 reflexiones de Loretta que nos confrontaron y nos pusieron a pensar sobre c贸mo hacemos y vivimos el activismo.


1. Tomemos conciencia de las alternativas.


Cuando como activistas nos enfrentamos a situaciones que suponen un conflicto o desacuerdo con los valores y principios que promovemos, tenemos varias opciones para reaccionar. Loretta nos recuerda que tenemos alternativas al elegir c贸mo actuar:

  • Denunciar (Calling-out): Es exigir responsabilidad a trav茅s de una cr铆tica humillante y vergonzante.

  • Cancelar (Cancelling): Es la denuncia m谩xima; cuando promovemos que una persona pierda su plataforma por lo que ha hecho o dicho.

  • Invitar (Calling-in): Es una denuncia hecha desde el amor y el respeto.

  • Pedir (Calling-on): Es un paso intermedio. Se le ofrece a la gente una oportunidad para alinear la opini贸n que tienen de s铆 mismos con sus comportamientos.

  • Suspender (Calling it off): Es desengancharse cuando nos damos cuenta de que estamos inmersos en discusiones improductivas.


2. La cultura de la invitaci贸n tiene una dimensi贸n 茅tica y una estrat茅gica.


La 茅tica nos invita a recordar que siempre estamos tratando con un ser humano, con sus imperfecciones y su falibilidad, pero tambi茅n con su capacidad de aprender y crecer. La estrat茅gica nos recuerda que humillar y avergonzar a la gente no logra el objetivo de promover un cambio. Simplemente no funciona; por eso es interesante explorar las otras opciones que s铆 nos ayuden a generar el cambio que queremos ver.


3. Cancelar y denunciar deber铆an ser estrategias de 煤ltimo recurso.


Cancelar y denunciar son estrategias problem谩ticas porque escalan el problema fuera de control de manera desproporcionada, especialmente cuando ocurren en plataformas y l贸gicas digitales. Adem谩s, parten de una presunci贸n de culpabilidad, esencializan un comportamiento y lo convierten en un rasgo de la persona, simplificando los problemas con falsos binarismos y eliminando el debido proceso. Loretta nos invita a reflexionar sobre c贸mo estas dos reacciones pueden propiciar una atm贸sfera frustrante para el activismo al promover el cinismo, la desesperanza y desalentando todo tipo de responsabilidad (驴por qu茅 alguien admitir铆a estar equivocado en un contexto como este?). Cancelar y denunciar resultan en t谩cticas de aislamiento que fomentan la autocensura, en vez de generar puentes entre las diferentes posturas y llamar al debate. Estas dos estrategias deber铆an pensarse como el 煤ltimo recurso del repertorio de posibilidades. Un grupo de personas que piensan diferente pero se mueven en la misma direcci贸n son un movimiento, pero un grupo de personas que se sienten obligadas a pensar lo mismo y a moverse en la misma direcci贸n 隆son una secta!


4. Construyamos un activismo que atraiga apoyo a nuestras causas.


Queremos cultivar una cultura de la responsabilidad (accountability) promoviendo un mundo donde la inclusi贸n es la norma, no solo un ideal. No es suficiente con mostrar aquello a lo que nos oponemos; tenemos que mostrar lo que defendemos e imaginamos como el futuro deseable. En este contexto, el proceso es igual de importante que el resultado: tenemos que aprender a lidiar con el da帽o sin replicarlo. Tenemos la oportunidad de crear una atm贸sfera divertida que invite a la gente a unirse al movimiento de derechos humanos porque los hace sentir bien, no peor de lo que ya se sent铆an. Mostremos cu谩nta posibilidad de goce hay en el activismo y lo sanador que puede ser fomentar la autoconsciencia mientras creamos espacios seguros en los que la gente pueda tener di谩logos honestos sin miedo a equivocarse, porque de esos errores aprendemos colectivamente.


5. Fomentemos la resiliencia, no la fragilidad.


El prop贸sito de los movimientos por los derechos humanos no es servir como espacio personal de terapia. Lo que s铆 es nuestra responsabilidad como activistas es crear espacios de autorreflexi贸n y autocr铆tica. Pongamos al servicio de los movimientos nuestros seres imperfectos mientras aprendemos estrategias de sanaci贸n y cuidado para nosotros y los dem谩s. Concentr茅monos en construir resiliencia, en vez de fragilidad, y promovamos la habilidad de adaptarnos a experiencias desafiantes donde ni el conflicto, ni el da帽o, ni el dolor definan nuestras vidas y oportunidades. Reconocernos como imperfectos nos hace entender que el perd贸n es clave para reclamar nuestra dignidad y reconocer la de los dem谩s. 隆No le entregues el control remoto de tu vida a otros!




47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page